La seguridad en los hogares, en horas bajas: 8 de cada 10 cerraduras está obsoleta

El tiempo también hace estragos en la cerrajería. De acuerdo a la Unión Cerrajeros de Seguridad (UCES, en adelante), más del 80% de las cerraduras en España está desfasada y, por lo tanto, es susceptible de ser vulnerada por medio del bumping y otras técnicas de forzado de cerradura.

Y es que, según reveló un informe de la UCES, hasta 8 de cada 10 cerraduras en el territorio nacional se encuentra dentro del periodo de obsolencia, lo que ayuda a entender por qué las cifras de robos con fuerza en domicilio no terminan de remitir, con un promedio de 120 mil casos al año.

Para proteger los comercios y viviendas unifamiliares de posibles intrusiones, es necesario proveerse de cerraduras a la vanguardia, de alta calidad y que garanticen una óptima protección frente a las modernas técnicas de robo. Los profesionales se han mostrado contundentes acerca de la necesidad de modernizar las cerraduras existentes por los últimos modelos de Multi-lock, Tecsesa, Dierre, Fichet, Cisa, Tesa, Seguritesa, Fac y otras marcas de prestigio.

Por qué actualizar las cerraduras en los hogares debería ser una prioridad

Cuando la seguridad se ve comprometida, la instalación de cerraduras de calidad como reemplazo a las existentes no es una opción, sino una necesidad, pues de ella depende la protección de los bienes empresariales o la seguridad en la vivienda familiar, respectivamente.

De acuerdo a los profesionales, la necesidad de renovar la seguridad es principal razón para actualizar una cerradura, pues de esta forma la mayor funcionalidad y rendimiento de los nuevos modelos de cerraduras permiten reforzar los niveles de protección.

Sin embargo, este no es el único motivo. Dependiendo de las circunstancias, es posible considerar el reemplazo de las cerraduras por otras nuevas, pero no necesariamente más avanzadas técnicamente. La existencia de diferentes inquilinos o propietarios, como sucede en las comunidades de vecinos o en determinados centros industriales y/o empresariales, aumenta el riesgo de pérdida, robo o deterioro de las llaves. Cualquiera de estos supuestos haría vulnerables las cerraduras.

Del punto anterior se deduce que la existencia de posibles duplicados es un peligro potencial, que debe prevenirse a través de la actualización periódica de las cerraduras. Una solución alternativa a este problema son las llamadas cerraduras inteligentes, provistas de un diseño innovador que permite la rápida modificación de los códigos de acceso. Si este proceso se realiza con una periodicidad determinada, la seguridad alcanza niveles óptimos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *