Habitada la primera vivienda impresa en 3D

El año pasado nos llegaron las primeras noticias acerca de la construcción de una casa a partir de una impresora 3D, era un modelo piloto de dos plantas y 90 metros cuadrados. A finales de abril una pareja recibió en Países Bajos las llaves para habitar una casa construida con una impresora 3D. Harrie Dekkers y Elize Lutz son los pioneros en habitar un inmueble de estas características. Cuesta 800 euros al mes y los inquilinos declaran que se sienten seguros dentro de su “forma de búnker”.

Es la primera de cinco casas del Proyecto Milestone, un trabajo de construcción e innovación que están llevando a cabo conjuntamente la Universidad Tecnológica de Eindhoven, el municipio de Eindhoven y las compañías Van Wijnen, Saint-Gobain Weber Beamix, Vesteda, y Witteveen + Bos. Está previsto que la última de las viviendas de este proyecto cuente con tres pisos de altura. En Francia y en Estados Unidos se pueden encontrar inmuebles parcialmente formados por impresiones 3D, pero Dekkers y Lutz son los primeros en habitar un unos muros 100% fabricados por impresora.

Interior de la vivienda. / timeout.es

No fue construida sobre el mismo terreno, sino que se ha fabricado en la ciudad de Eindhoven y está formada por 24 piezas de hormigón. A través de un brazo robótico de grandes dimensiones se rellenaba con cemento respetando el diseño y las indicaciones del arquitecto. La constructora empleó un total de 120 horas para finalizar el inmueble, un tiempo considerablemente corto tratándose de una casa y teniendo en cuenta que la primera casa de estas características realizada en Bélgica el año pasado tardó en construirse 15 días.

Antes de transportar las piezas a su destino a través de un camión, se colocó una base en el suelo. Posteriormente, se añadieron tanto el techo como algunos detalles para acabar de dar forma de hogar a esta obra y que, además, se integra como un elemento en el paisaje boscoso donde se ha ubicado. Lo que se demuestra s la capacidad de flexibilidad que ofrece este sistema de construcción y la vivienda de Harrie Dekkers y Elize Lutz tiene forma de una roca que ha sido pulida durante años por el viento, imagen en la que se ha inspirado la compañía.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *