El Pleno de la Sala Tercera del Tribunal Supremo acordó, por una mayoría ajustada, la desestimación de los recursos planteados y volver al criterio inicial, según el cual, el sujeto pasivo del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en los préstamos hipotecarios será el prestatario, es decir, el cliente, según informaron fuentes del Tribunal Supremo a través de un comunicado.

Así se ha conocido a última hora de esta tarde después de que los integrantes del pleno -excepto tres que estuvieron ausentes- deliberaran desde primera hora de la jornada de ayer para adoptar una decisión al respecto, después de la sentencia emitida el pasado 18 de octubre por la Sala de lo Contencioso-administrativo, que determinó que tenían que ser las entidades bancarias y no los clientes quienes se hicieran cargo del pago de este impuesto.

Sin embargo, un día más tarde, el presidente de la sala paralizó el proceso e instó al estudio del caso en pleno, que ahora ha decidido el mantenimiento de la jurisprudencia vigente hasta el momento y que sea el cliente quien continúe abonando el coste del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *