Domótica: casas inteligentes

La consultoría internacional IHS ha publicado el informe Smart Home Energy Management Devices Report – 2015 sobre el mercado global de los dispositivos para las smart home y la gestión energética (la domótica), el cual predice que dicho mercado podría alcanzar los 4 billones de dólares (3.600 millones de euros) para 2025. Hasta 2020, se espera que la domótica crezca en construcción nueva en España un 11%.

 ¿Qué es la domótica?

Se entiende por domótica el conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas. Es la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado, que se puede controlar a distancia y de manera programada.

Facilita el día a día, aporta seguridad y ayuda al ahorro. Es además muy útil para personas discapacitadas o con problemas de movilidad. Con un simple mando podemos apagar y encender las luces de todas las habitaciones o regular la calefacción desde el trabajo o allí donde estemos para que, por ejemplo, salte poco antes de nuestra llegada a casa.

Se pueden programar los electrodomésticos, abrir y cerrar el garaje, regular la luz de las persianas, ventilar, regar el jardín… las posibilidades son muchas.

¿Cómo funciona?

Pues mediante diferentes tipos de instalaciones, fundamentalmente dos: las instalaciones domóticas a través de cable, que requieren algunas obras en la casa, y el sistema por ondas, es decir sin cables.

Una vez que se han colocado los sensores en la casa y elegido los aparatos que se quieren controlar, sólo hace falta un módulo de control a distancia o control domótico. Este puede presentarse bajo forma de interface conectada al ordenador, generalmente a través de un PC por un puerto USB. En el ordenador, hay que tener instalado un programa que ejecuta las órdenes grabadas y por medio de una señal enviada por la interface, los aparatos se ponen en marcha.

Los módulos de comando pueden ser, por ejemplo, vía 3G de los smartphones y tablets. Estas interfaces táctiles hacen que el uso de la domótica sea sencillo y se pueda comunicar con los módulos del mando a través de una red informática.

También hay nuevos modos de mando a distancia: reconocimiento de voz o reconocimiento de gestos para añadir nuevas capacidades a las casas inteligentes.

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *