Cómo plantar aguacate en casa

Si te gusta el aguacate (o palta, como se conoce en algunos países de habla hispana), entonces sigue leyendo, porque esta semana vamos a hablar de cómo aprovechar esos huesos de aguacate que retiramos cuando disfrutamos del fruto del aguacatero. En casa somos bastante aficionados al aguacate, por lo que otra cosa no, pero huesos de aguacate hemos ido acumulando muchos a lo largo de los años. Al principio los tirábamos, hasta que un día surgió la genial idea de plantarlos. No voy a presumir en demasía, pero han crecido muy bien, cada una de las plantas tiene su propia personalidad.

Aguacateros con fruto y sin fruto

Lo primero que debo decir es que no todos los aguacates que comemos en casa van a producir árboles que den fruto. Eso es necesario saberlo. Pero es una planta que puede llegar a lucir mucho en casa, aunque si tu objetivo es poder hacer tu propia ensalada de aguacate, lo mejor que puedes hacer hacer es realizar un injerto. Es posible que la planta tarde años en dar sus frutos.

Para hacer el injerto, en palabras del experto de Sembrar100: Cuando la planta alcance alrededor de los 90 centímetros de altura, se le hace una incisión en forma de T en el tallo, a unos 30 centímetros del nivel del suelo. Retiramos la corteza con cuidado de no romper la planta y prepara la yema de otro árbol ya productor de aguacates para unirlas. Deberás usar una yema saludable del árbol productor y hacerle un corte diagonal a aproximadamente 2 centímetros de distancia del inicio de la yema, que colocarás de forma diagonal en la incisión realizada en tu árbol. Fíjala con bandas elásticas y telas para que se una firmemente al tallo de tu planta, incluso puedes buscar un pegamento especial para este tipo de trabajos que venden en muchos viveros.

Plantar un aguacate, paso a paso

1- Lo primero que tenemos que hacer es sacar el hueso entero del aguacate e intentar que tenga el menor número de marcas de cuchillo posibles. Lo lavamos bien y le pinchamos tres o cuatro palillos en cruz para poder meterlo en un vaso y que no sumerja completamente (como en la imagen).

2- Lo dejamos en un vaso con agua limpia y lo colocamos en un sitio con luz hasta que crezca la raíz. Verás cómo se va rompiendo el hueso por dentro y crece dentro del agua y hacia arriba. Puedes cambiar el agua por agua limpia ya que el proceso para que el hueso del aguacate se abra puede tardar semanas.

3- Cuando la raíz tenga unos 10 centímetros, es hora de trasplantarlo a una maceta. Veremos las primeras hojas en un mes, aproximadamente.

Cuidar el aguacate

El aguacate se puede trasplantar a la tierra a principios de primavera en un suelo fértil. Requiere bastante agua en el riego, algo que realizaremos cuando notemos que la capa superficial del sustrato está seca. Un árbol de aguacate generalmente florece a partir del quinto año cuando se coloca al aire libre. De hecho, la floración y la fructificación no pueden ocurrir en interiores porque la planta necesita insectos polinizadores para reproducirse.

Para el aguacate en macetas, las hojas secas deben retirarse de forma regular y para detener el crecimiento, usar pellizcos que promoverán el volumen de la ramificación. Aunque el árbol no requiere ningún tamaño en particular, sí es recomendable hacer una poda para ayudar con el volumen de las hojas.

Recuerda que aunque se trata de una planta tropical, el aguacate no tolera bien la encharcación, por lo que asegúrate que la tierra esté húmeda pero no mojada y podrás tener planta para muchos años.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.