Aumenta la morosidad de los alquileres

R. Travesí La morosidad en los alquileres de Castilla y León aumentó 60,2 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis al pasar de un número índice de 134 en 2007 al 214,7 el año pasado (la publicación de los de 2015 es espera para principios del 2016), mientras que el importe medio de los impagos alcanzó los 2.534 euros, que es la cifra más baja de España. Solo en el último año, el incremento de los arrendamientos impagados en la Comunidad se incrementó en 12,7 puntos, lo que supone casi uno más que la media nacional, según los datos extraídos del Fichero de Inquilinos Morosos (FIM) que analiza los contratos de viviendas y de otros usos.

Cuatro provincias registraron incrementos muy por encima de la media regional. Son los casos de Segovia, con un aumento de 160 puntos en su índice en el periodo analizado, seguido de Ávila (125,6 puntos), Burgos (116,1 puntos) y Soria (78,7 puntos). Posteriormente, aparecieron Salamanca (65,6 puntos más), León (57,4 puntos), Zamora (56,8 puntos) y Valladolid (55,5 puntos). Palencia es la provincia con la menor subida de la Comunidad, con el 24,1 puntos.

También hay importantes diferencias en cuanto a la cuantía media de los impagos por alquileres. Sorprende el dato de León que, con 4.796 euros, prácticamente dobla la media regional. También están por encima de ese registro Palencia (2.903 euros), Burgos (2.887 euros), Segovia (2.689 euros) y Salamanca (2.634 euros). La lista se completa con la cantidad de Ávila (2.648 euros), Valladolid (2.148 euros), Zamora (1.179 euros) y Soria (1.103 euros).

La subida de los alquileres impagados en la región durante los años de la recesión es muy inferior a la de otras comunidades, según el registro del Fichero de Inquilinos Morosos. Frente a los 60,2 puntos de incremento en Castilla y León ese mismo índice en el conjunto de España se disparó 163 puntos. La morosidad se desbocó, por ejemplo, en 229 puntos en Andalucía, seguida de los 207 puntos de Valencia; los 181 de Madrid y los 174 de Cataluña.

En el lado opuesto, los incrementos más bajos del índice de morosidad del alquiler desde 2007 tuvieron lugar en Asturias (48,2 puntos), Canarias (51,7) y La Rioja (53,9). La morosidad en los alquileres aumenta en todas las comunidades, según las estadísticas de FIM, lo que da idea de las dificultades de muchos ciudadanos para llegar a final de mes y cumplir con las obligaciones de inquilinos. Durante los años de la crisis económica, Castilla y León ha tenido un comportamiento bastante homogéneo sin grandes sobresaltos, a diferencia de otras regiones con picos de sierra.

Las subidas de impagos continuaron en 2014, aunque los aumentos son más bajos. El índice de morosidad en 2014 osciló entre una subida de 16,3 puntos de Aragón y los 3,5 puntos de Navarra. Asturias, con un ratio de 129,6, es la Comunidad con el valor más bajo en arrendamientos de alquileres, seguida de Cantabria (140,6) y Navarra (159).

Altos incrementos en Zamora y Salamanca

Castilla y León es la quinta comunidad con la morosidad más baja, con un índice de 214. Regiones como Madrid y Andalucía triplican la cifra de Castilla y León. Eso sí, Zamora y Salamanca registraron el año pasado los mayores crecimiento del país, ya que las subidas de 23,4 y 23,2 puntos solo estuvieron por detrás de Vizcaya (28,6). Y eso que el precio de la vivienda en alquiler en Castilla y León sufrió en 2014 una bajada del 0,2 por ciento, hasta dejar el coste del metro cuadrado en 5,2 euros mensuales, según el último informe de precios del portal inmobiliario Idealista.com.

El alquiler se ha convertido en una salida para los jóvenes o las personas sin un empleo estable, ante la imposibilidad de acceder a una hipoteca suscrita con una entidad bancaria que con las crisis ha endurecido las condiciones del préstamo. El número de hipotecas sobre viviendas cayó en Castilla y León el pasado año un siete por ciento en comparación con 2013, al cerrar 8.978 operaciones. Esta caída contrastó con el incremento del 1,6 por ciento que tuvo lugar en el conjunto del país.

La Comunidad registra la cuantía media más baja de morosidad en España. Frente a los 2.534 euros que suponen los impagos de alquileres en Castilla y León, están los 6.489 euros del conjunto del país. La región aparece por delante de La Rioja (3.073 euros), Extremadura (3.215 euros), Aragón (3.409 euros) y Asturias (3.555 euros). Las mayores cifras tienen lugar en Madrid (14.242 euros) y Murcia (13.692 euros).

El FIM es el principal registro de la morosidad en el país y se ha convertido en un indicador clave para determinar la evolución de los impagos en las relaciones contractuales de arrendamiento en las comunidades autónomas, tanto de personas físicas como jurídicas. El fichero se nutre de la información aportada por los usuarios arrendadores, los profesionales y la recopilación de otros datos públicos como estadísticas del INE y sentencias judiciales por desahucio.

Al ser una base de datos públicas, a la que pueden acceder los profesionales registrados en FIM, los interesados podrán comprobar si un inquilino ha tenido incidencias con otros arrendadores o, incluso, si cuenta con impagos de alquileres en cualquier lugar de España. De este modo, se trata de una “herramienta disuasoria” para evitar morosos “recurrentes”.

Sin título

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *