Tag Archive for invierno

10 consejos para mantener una temperatura confortable

La llegada de las bajas temperaturas puede producir sensación de frío en el hogar a pesar de tener todas las ventanas y puertas cerradas. Sin embargo, hay una serie de aspectos básicos que pueden ayudarnos a mantener una temperatura agradable para estar en casa sin necesidad de abusar de la calefacción. Expertos de Roto-Frank (www.roto-frank.es), compañía especializada en la fabricación de sistemas inteligentes para puertas y ventanas, han elaborado un decálogo de consejos a tener en cuenta de cara al invierno.

Aprovechar el sol: A través de las ventanas se puede llegar a absorber casi un 90% de la energía solar que calienta un hogar. Es por eso que, durante el día, será necesario aprovechar para dejar que entre todo el calor posible y mantener todas las persianas o cortinas recogidas.

Utilizar la tela como aislante: La situación cambia cuando el día es lluvioso o cuando cae la noche. Es en ese momento cuando las persianas o cortinas pasarán a cumplir un papel fundamental y reducirán la sensación de frío, ya que la tela sirve de aislante.

Ventilar en el momento adecuado: Saber cuándo es mejor ventilar nuestro hogar es algo que quizá nunca nos hayamos parado a pensar nunca. Sin embargo, existe un momento clave: en las horas en las que más sol entre por la ventana y durante 10 o 15 minutos.

Elegir un buen vidrio: El vidrio es la mayor superficie de la ventana y, por tanto, el factor que más influye en el aislamiento tanto térmico como acústico. Elegir un buen cristal puede suponer hasta un 60% de ahorro en costes de calefacción en invierno. La opción de un doble cristal, por otro lado, evitará considerablemente las pérdidas de calor.

Revisar el sellado de la ventana: Es importante que una ventana no tenga defectos de instalación en las juntas  para evitar la falta de aislamiento, la filtración del agua o problemas de condensación, formación de humedades y hongos, etc. Pedir a un instalador que revise el sellado será clave para resguardarnos del frío.

Mantener los materiales de sellado: Tan importante es disponer de buenos materiales para sellar una ventana como llevar a cabo un mantenimiento correcto para evitar que entre el frío en el hogar. Las espumas, selladores, membranas de estanqueidad y bandas auto-expansivas tienen un ciclo de vida limitado y habrá que renovarlos cuando ya no cumplan su función.

Controlar los huecos del edificio: De nada sirve contar con una buena ventana equipada con el mejor vidrio y un correcto mantenimiento de los materiales si el resto del piso contiene grietas o huecos por los que se cuele el frío. Para lograr una temperatura adecuada en el interior del hogar, también hay que tenerlo en cuenta.

Asegurarse de la presencia del certificado energético: El certificado energético para alquilar y vender una vivienda es obligatorio desde junio de 2013. Las ventanas pueden llevar una etiqueta energética similar a la de los coches, los electrodomésticos y las bombillas, con la que saber la eficiencia y el ahorro de energía de la ventana. Es recomendable tener instaladas ventanas con valores B y A (siendo A+++, las más eficientes). En España, el 90% de las ventanas instaladas en las viviendas con más de 3 años no superan las letras F y G (de baja eficiencia energética).

Tener en cuenta el tipo de apertura: Existen una decena de maneras de abrir una ventana (abatible, oscilobatiente o proyectante, entre otras) y, cada una de ellas, es beneficiosa para cada tipo de espacio. Sin embargo, para mantener una temperatura confortable en el hogar, las más recomendables son las que tengan un sistema de hojas abatibles para evitar los puntos de fuga.

Instalar una contraventana: Esta pequeña puerta exterior es otra de las soluciones para conseguir aislar el frío y proteger las ventanas del hogar. Cualquiera de los materiales de los que están hechas (PVC, aluminio o madera tratada), serán una buena opción.

Conoce tu calefacción para ahorrar ahora que viene el fresquito

Los españoles no conocemos lo suficiente nuestros equipos de climatización, lo que nos hace perder mucho dinero en los meses de mayor frío. Aprender los principios básicos de cómo funciona la caldera o los radiadores que tienes en tu vivienda puede ser la diferencia entre permitirte un capricho o no estas Navidades.

Cuando hace frío, hace frío, y en algunos momentos, usar la calefacción es indispensable pero de ahí a derrochar energía queriendo volver a los meses de verano en que andábamos por casa en camiseta de tirantes hay un trecho. Sobre todo cuando llega la temida factura de la calefacción.

El post de esta semana no trata de convertirte en un experto en calderas y radiadores. Simplemente aprender a evitar los errores más habituales y empezar a integrar algunas buenas prácticas en su uso doméstico.

Entre la lista de caros deslices se encuentran:

1 – No purgar los radiadores: lo que provoca que el agua caliente no circule bien por el circuito, repartiendo mal el calor y obligándote a subir el termostato para alcanzar la temperatura que ya podrías disfrutar con menos consumo.

2- No hacer limpiar una vez al año de tu caldera: estas revisiones no solo garantizan tu seguridad y la de los tuyos y otros accidentes, sino que además detectan averías en estadios tempranos -cuando su reparación es más sencilla y barata- y optimizan tu equipamiento para funcionar mejor gastando menos.

3- Tener todos los radiadores abiertos siempre: si hay habitaciones que no usas de forma habitual, no compartas con ellas el esfuerzo que tu caldera y tu bolsillo hacen juntos por calentar el resto de la casa. Cierra el o los radiadores de dicha estancia, así como la puerta, y recorta de un plumazo una parte considerable de tu consumo energético.

4- Poner la calefacción solo a ratos, pero muy alta: este error es de los que más caros te pueden salir. La temperatura ideal para calentar tu casa está en torno a los 20° C (16° C para dormir). A partir de estas cifras, cada grado de más en tu termostato aumenta tu gasto energético y tu consiguiente factura un 7%. Mejor, mantén una temperatura estable y moderada durante más horas y evítale sofocos y arreones a tu caldera. Ahorrarás muchísimo.

Con estos pequeños consejos ya conoces un poquito mejor a tu calefacción y estás listo para empezar a ahorrar ahora que llega el fresquito.

Y, recuerda, si te ha gustado el post comparte.

Plantas invernales para tener en el interior de casa

Si te entristecen los días cortos y fríos, alegra el interior de su casa con el cálido colorido de plantas que propone Hogarmanía. Los amarilisproducen flores grandes y atrevidas en pleno invierno, mientras que las clivias, con sus hojas recias y alargadas y sus vibrantes flores naranjas, resultan espectaculares. Los lustrosos frutos del tomatillo de Jerusalén completan la imagen.

Las atrevidas y extravagantes flores que coronan tallos duros que no necesitan soporte, los amarilis causan sensación. Esta planta bulbosa suele recibir todas las atenciones pues, dado que florece en pleno invierno, tienen poca competencia. De hecho, puedes crear un exótico arreglo invernal combinando amarilis, singonios y helechos.

Amarilis

Amarilis

 

La clivia, de vistosas flores con forma de lirio, no necesita mucho espacio, pero si una ubicación luminosa y una temperatura entre los 18ºC de máxima y los 7ºC de mínima. Como es una planta con las raíces apelmazadas nos e riega bien desde arriba. Para ello, pon la maceta en un cubo de agua y déjala ahí hasta que el compuesto esté húmedo. Sácala y déjela secar.

Tomatillo de Jerusalén

Tomatillo de Jerusalén

Por último, el tomatillo de Jerusalén es una planta pequeña y perfecta para temperaturas un poco más altas, entre los 18-24ºC de máxima. Su éxito reside en las bayas, como pequeños tomatitos, pero que aunque parezcan comestibles son venenosas y deben alejarse del alcance de los niños y los animales.