Tag Archive for calefacción

No malgastes ni una gota de energía este invierno para ahorrar en tu factura

Cada año con la llegada del frío, controlar el gasto en la factura de la luz, el gas, el carbón o los pellets se vuelve el principal quebradero de cabeza de los ciudadanos de a pie. Optimizar cada gesto en casa durante el invierno puede ayudarte a no malgastar ni una gota de energía y ahorrarte un dinero en los gastos de la casa.

1. Aprovecha al máximo la luz diurna

El sol es la mayor fuente de energía. Abre las ventanas cuando su luz sea capaz de iluminar tus estancias, ahorrando lo máximo posible en luz artificial.

Una buena idea es usar unas cortinas menos tupidas en invierno para conseguir que esa luz solar entre menos filtrada y más poderosa. Por el contrario, si lo que quieres es frenar corrientes de aire, plantéate colocar cortinas gruesas y pesadas, que servirán como barrera natural.

Hay un truco que es instalar más espejos en casa para canalizar esa luz hacia áreas menos afortunadas.

2. La mejor calefacción es un buen aislamiento

Para lograr la excelencia tienes que comprobar que todas tus ventanas y puertas están bien aisladas de viento y frío, plantearte la instalación de un buen suelo aislante, como las tarimas, y/o su cubrimiento con alfombras corpulentas.

Cierra cualquier cuarto que no se esté usando en ese momento para conservar el calor producido en las estancias que sí esteis ocupando.

Y si tienes ático, no olvides aislarlo térmicamente. Es uno de los puntos de fuga favoritos del calorcito en los meses de frío, puesto que el aire caliente se eleva, al contrario que el frío, que desciende y se queda en las plantas inferiores.

3. Más ropa y menos calefacción

Sustituye un par de grados en el termostato por una o dos capas más de ropa.

Conservarás mejor tu propia temperatura corporal, reducirás el gasto energético y resecarás menos el aire de tu casa.

4. Revisa tu caldera para evitar averías y un funcionamiento encarecedor

Las matemáticas son muy sencillas en este punto: si tu caldera funciona de forma ineficiente, está derrochando cualquiera que sea su fuente de energía.

Lo primero que debes hacer al empezar a utilizar la calefacción cada invierno es hacer una pequeña revisión.

Lo más inteligente es solicitar una revisión de la caldera por parte de fontaneros cualificados, que lleven a cabo una puesta a punto de todo el sistema de calefacción y calentamiento de agua para que no se pierda ni una gota de esfuerzo y el gasto se minimice.

5. Usa y mantén a punto tus radiadores con cabeza

Mención aparte para estos sufridos aparatos que nos ayudan a distribuir la temperatura deseada por todo nuestro hogar.

Antes de nada, púrgalos a menudo para ayudarles a funcionar en óptimas condiciones.

No coloques nunca muebles frente a los radiadores, para no impedir que ejerzan la función que les da nombre: radiar ese calorcito. Si plantas el sofá delante, este absorberá todo su trabajo y no llegará al resto de la estancia. Ojo, tampoco los cubras con ropa cuando quieras secarla.

Y apúntate este truco de la abuela: si colocas una lámina reflectante o de papel de aluminio en la parte trasera, evitarás que el calor se fugue y disperse a través de la pared.

Conoce tu calefacción para ahorrar ahora que viene el fresquito

Los españoles no conocemos lo suficiente nuestros equipos de climatización, lo que nos hace perder mucho dinero en los meses de mayor frío. Aprender los principios básicos de cómo funciona la caldera o los radiadores que tienes en tu vivienda puede ser la diferencia entre permitirte un capricho o no estas Navidades.

Cuando hace frío, hace frío, y en algunos momentos, usar la calefacción es indispensable pero de ahí a derrochar energía queriendo volver a los meses de verano en que andábamos por casa en camiseta de tirantes hay un trecho. Sobre todo cuando llega la temida factura de la calefacción.

El post de esta semana no trata de convertirte en un experto en calderas y radiadores. Simplemente aprender a evitar los errores más habituales y empezar a integrar algunas buenas prácticas en su uso doméstico.

Entre la lista de caros deslices se encuentran:

1 – No purgar los radiadores: lo que provoca que el agua caliente no circule bien por el circuito, repartiendo mal el calor y obligándote a subir el termostato para alcanzar la temperatura que ya podrías disfrutar con menos consumo.

2- No hacer limpiar una vez al año de tu caldera: estas revisiones no solo garantizan tu seguridad y la de los tuyos y otros accidentes, sino que además detectan averías en estadios tempranos -cuando su reparación es más sencilla y barata- y optimizan tu equipamiento para funcionar mejor gastando menos.

3- Tener todos los radiadores abiertos siempre: si hay habitaciones que no usas de forma habitual, no compartas con ellas el esfuerzo que tu caldera y tu bolsillo hacen juntos por calentar el resto de la casa. Cierra el o los radiadores de dicha estancia, así como la puerta, y recorta de un plumazo una parte considerable de tu consumo energético.

4- Poner la calefacción solo a ratos, pero muy alta: este error es de los que más caros te pueden salir. La temperatura ideal para calentar tu casa está en torno a los 20° C (16° C para dormir). A partir de estas cifras, cada grado de más en tu termostato aumenta tu gasto energético y tu consiguiente factura un 7%. Mejor, mantén una temperatura estable y moderada durante más horas y evítale sofocos y arreones a tu caldera. Ahorrarás muchísimo.

Con estos pequeños consejos ya conoces un poquito mejor a tu calefacción y estás listo para empezar a ahorrar ahora que llega el fresquito.

Y, recuerda, si te ha gustado el post comparte.

El sistema de calefacción que permite ahorrar

La estufa de pellets ha supuesto una revolución en sistemas de calor, porque es un medio de calefacción limpio y económico. El pellet es un combustible 100% renovable que se fabrica a partir de residuos vegetales y que no lanza emisiones de CO2 a la atmósfera. Ofrece una eficiencia de más del 80% -entre un 30% y un 50% más frente a las de gasoil o eléctricas-. Debido al bajo precio del pellet en comparación con otros combustibles, a la larga notarás un ahorro importante. Es recomendable comprar pellets de Calidad Certificada EN A-1, que son los que garantizan el funcionamiento correcto de la estufa y aumentan tanto su rendimiento como la vida útil del aparato.

Leroy Merlin publica en un artículo los dos requisitos imprescindibles para instalar una estufa de pellets: una salida de humos y conexión eléctrica.Las estufas de pellets canalizables te permiten caldear dos estancias: en la que está colocada y la contigua.Las termoestufas de pellets o estufas hidro te permiten conectar al circuito de radiadores de tu hogar y calentar toda la casa.

¿Qué es el pellet?

El pellet es un tipo de biomasa, es decir, combustible que proviene directamente de la naturaleza. Se compone de serrín y virutas prensadas, que provienen de residuos industriales y agrícolas y apenas genera cenizas ni hollín. Además,  posee un altísimo poder de combustión y calorífico y tiene un precio muy económico frente a otro tipo de combustibles.

Otra ventaja es que, una vez adquirido, puede durar intacto durante un tiempo largo siempre que lo mantengas en un lugar seco.

comparativa-de-precio-de-combustibles

*Precio orientation

¿Qué tipos de estufas de pellets puedes encontrar?

Estufa de aire: La más ecológica y eficiente. Además de con pellets también puede funcionar con cáscaras trituradas de almendra e incluso con huesos de aceituna (consultar modelo y fabricante). Reparte el calor por la estancia en la que se encuentra con un aprovechamiento energético del 80%. Además, incorpora una turbina (ventilador) para que puedas regular la intensidad del calor que expulsa, así como un termostato programable para que controles en cualquier momento la temperatura.

Estufa canalizable: Este tipo de estufa de pellets tiene las mismas características que la tradicional, pero incluye un doble uso: además de calentar la estancia en la que se encuentra caldea también la habitación contigua a través de un ventilador extra que impulsa este aire caliente.

Termoestufa: La termoestufa de pellets tiene una ventaja añadida ya que, aparte de calentar la estancia en la que está instalada, alimenta también el circuito de radiadores de agua. Además, son las más seguras porque incluyen una función de auto-apagado si detecta algún fallo en el funcionamiento.

tipos-de-estufas-de-pellets-

¿Qué requisitos necesitas para instalar tu estufa de pellets?

Este tipo de estufa sirve para calentar una habitación o habitaciones de entre 25 y 100 m2 e incluso como complemento de otro sistema de calefacción. Es especialmente recomendable para viviendas unifamiliares, oficinas, áticos o para estancias que requieran ser calentadas rápidamente sin generar un gasto excesivo.

Cuando decidas dónde colocar la estufa de pellets, busca un lugar desde el que la estufa caliente bien toda la estancia o desde el que distribuya el calor a todos los lugares que necesitas caldear. Ten en cuenta que necesitas una salida de humos y un enchufe, de al menos 220V. Evita que haya obstáculos a menos de 1 o 2 metros delante de la salida de ventilación para que la estufa extienda el calor sin problemas.

Deja espacio entre la estufa y elementos combustiblescomo cortinas o alfombras y protege el suelo del contacto directo con la estufa si este es de un material como madera o moqueta.

Notarás que su utilización es muy cómoda, porque el encendido es automático. Puedes programar el horario de encendido y de apagado y la recarga de combustible solo tendrás que hacerla una o dos veces por semana, en función también del tamaño y la capacidad de la estufa para el pellet.

La salida de humo en las estufas de pellets

La salida de gases se encuentra normalmente en la parte trasera de tu estufa de pellets y la tubería de conducciónpuede ser de acero inoxidable o tubería de acero vitrificada, empalmando las piezas será muy sencillo instalarla. Por eso es conveniente que sitúes tu estufa lo más cerca posible de la salida de humos o de una pared con orientación al exterior. La tubería que suele utilizarse para la mayoría de las estufas es de 80 mm de diámetro, así que el agujero que debes abrir en la pared no será muy grande. También será necesario que en la parte trasera de tu estufa haya instalada una T para la limpieza de los conductos de evacuación de humos, así evitarás que se obstruya. Cuando el conducto salga por el exterior es necesario instalar un tramo de 3 m de tubería aislada a lo largo de la fachada para que la estufa funcione de forma correcta.

Ten en cuenta que la estancia donde instales la estufa tenga buena ventilación para que la estufa pueda tomar aire de ella, si no es el caso, puedes hacer una toma de aire del exterior.

 

salida-de-humos

 

Cómo ahorrar en calefacción

La mejora en el aislamiento térmico de los edificios es fundamental para conseguir el anhelado ahorro en la factura energética. En España hay casi 23 millones de viviendas que están consumiendo energía innecesariamente por su deficitario aislamiento térmico, según recoge la Guía práctica del Instituto para la diversificación y ahorro de la energía (IDAE idea.es).

Así se ha puesto de relieve en EFISUR, el Primer Encuentro del Ahorro Energético y la Construcción Sostenible de Sevilla (efisur.es) que han organizado el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla (COAAT) y ABC.

En el encuentro se ha puesto de relieve que el principal problema radica en las viviendas construidas con anterioridad a la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación en 2006 pues sus espesores son de hasta el 50% menos que los actuales.

Existen dos maneras de aislamiento para edificios, una basada en mejorar la fachada existente y otra en instalar lo que se conoce como fachada ventilada, que consiste en instalar como una segunda fachada sobre la anterior, siendo esta última más costosa y también más eficaz que la anterior, según explica en su especial sobre este encuentro ABC Sevilla

La primera de ellas emplea soluciones constructivas que mejoran la envolvente, fachadas y cubiertas principalmente. Se conoce genéricamente como SATE (sistema de aislamiento térmico exterior) y va desde tratamientos con pinturas, revestimientos de morteros especialmente diseñados que se complementan con capas deaislamiento de EPS o lanas minerales. «Una gran ventaja del sistema es que mantiene la fachada y la estructura del edificio en condiciones termohigrométricas estables y uniformes, mejorando la vida de los materiales de construcción a lo largo del tiempo e impidiendo la degradación causada por las oscilaciones de temperatura», aclara Francisco de Jesús Pareja, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Aparejadores y AATT de Sevilla, en declaraciones a ABC.

Entre las ventajas de esta fórmula se encuentra la reducción de la factura energética de cada vivienda, ya que la incorporación de sistemas de aislamiento térmico consigue ahorros netos de energía próximos al 30% y se estima que la inversión realizada para su instalación se amortiza de media en los cinco años siguientes. También mejora el confort término de los usuarios y ayuda a la reducción de emisiones de CO2, además de mejorar el comportamiento acústicoy revalorizar el inmueble. Esta rehabilitación, por último, perdura con el tiempo, teniendo una vida útil de más de 20 años.

La otra manera de optimizar el aislamiento térmico es recurriendo a una fachada ventilada. «Es como una segunda piel de la fachada, que crea en su interior unas corrientes de aire que disipan el calor o el frío y no lo trasladan al interior de los edificios», sostiene Francisco de Jesús Pareja.

Este sistema suele resultar costoso, puesto que precisa de unas estructuras, normalmente de aluminio y acero inoxidable, para el revestimiento, pero resulta de gran utilidad y logra unos resultados muy buenos.