Check list para descubrir fallos antes de alquilar o comprar una casa

Alquilar o comprar una vivienda es una importante decisión que lleva tiempo valorar y meditar pero ¿te fijas bien en pequeños detalles que serán importantes en tu día a día?

Para evitar sorpresas una vez decidido qué hacer el magazine Casas te propone un práctico checklist que te guiará a lo largo de los puntos más conflictivos de un inmueble.

Qué cosas debes revisar en el baño

· Comprueba que sale agua fría y caliente.
· Comprueba la presión del agua.
· Revisa que no haya fugas de agua por la bañera, pueden provocar humedades.
· Revisa que el sellado del lavamanos esté en buen estado.
· Comprueba que los azulejos están bien sujetos y las juntas bien selladas.

Qué cosas debes revisar en la cocina

· Enciende el lavavajillas y comprueba que funciona.
· Enciende los fogones o la vitrocerámica.
· Comprueba que las luces y la ventilación del horno funcionan correctamente.
· Revisa la toma de agua fría y caliente del fregadero.
· Abre y cierra los armarios de la cocina.

Comprueba el estado de la red eléctrica

· Comprueba todos los enchufes.
· Revisa todos los apliques y lámparas de techo o pared.
· Revisa el cable de la TV.
· Pregunta por el estado de la instalación eléctrica, sobretodo si es una vivienda vieja.

Asegúrate de que la climatización funciona bien

· Enciende y apaga todos los aparatos de aire acondicionado.
· Enciende la calefacción, siempre que sea posible.
· Si hay chimenea, pregunta cuál fue la última vez que se limpió y revisó a fondo.
· Y algo muy importante: comprueba cuántas horas de luz recibe la casa al día, visitándola en horarios distintos de mañana y noche.

Revisa el estado de puertas y ventanas

· Comprueba que las cerraduras de la puerta principal funcionan correctamente.
· Comprueba que todas las ventanas se abren y cierran correctamente.
· Revisa que todas las puertas interiores se abren y cierran correctamente.

Un último vistazo a suelos y paredes

· Inspecciona si las paredes tienen grietas, golpes o rasguños.
· Revisa que las paredes no tengan manchas de humedades, incluso detrás de los muebles.
· Comprueba que en el suelo no haya baldosas o tablones del parquet rotos o flojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *